El calvario de dos técnicos argentinos que llevan tres meses presos en Venezuela por una pelea tras un partido - LaPatilla.com

El calvario de dos técnicos argentinos que llevan tres meses presos en Venezuela por una pelea tras un partido

Haupt y Verón, en acción en Deportivo La Guaira, club al que arribaron en agosto de 2023

 

Para Gustavo Verón y Andrés Haupt, la propuesta de hacerse cargo de la coordinación de las Divisiones Inferiores de Deportivo La Guaira, de la Primera División de Venezuela, representaba una gran oportunidad. En agosto del año pasado, en las redes del club, brindaban detalles de su proyecto. Pero todo se desmoronó el 27 de febrero, y el sueño se transformó en calvario.

Por infobae.com





Es que en un amistoso ante Unión Central de Venezuela se desarrolló una pelea entre los planteles, de la que fueron acusados de participar. Y tras el partido terminaron detenidos e incomunicados en una Unidad Policial, situación que se extiende hasta hoy. Se los acusa de “lesiones” y de “incitación al odio”, cargos que ellos desmienten.

El relato de ambos dista mucho de la versión que sostiene la Justicia local. Verón asegura que intervino en la gresca para sacar a su compañero, porque estaba siendo golpeando entre varios integrantes de la delegación de UCV. En ese choque se dio una agresión a una de las autoridades del club rival, a quien señalan de tener fuertes vínculos con el gobierno de Nicolás Maduro. De hecho, se constató que las lesiones denunciadas no revistieron gravedad. Al otro día de los hechos, a Verón lo citaron a declarar, mientras que Haupt resultó detenido en su domicilio. Infobae tuvo acceso a parte de las imágenes de la pelea que derivó en la odisea de los argentinos. El conflicto comenzó tras una serie de discusiones junto al portón de acceso al campo de juego. Hacia allí se ve que corren las dos plantillas instantes después de que vuelan los primeros golpes.

Los argentinos poseen el carnet profesional de entrenadores que entrega la ATFA (Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino), y cuentan con la licencia de Conmebol. Hoy sus familias solo pueden contactarse con ellos vía mensaje, ya que no les permiten comunicación por videollamada. La respuesta inicial de La Guaira, el club que los contrató, fue activa, con promesas semanales de que iban a ser liberados, aunque con el correr de las semanas su asistencia se fue raleando.

La audiencia preliminar por el caso fue postergada dos veces. La última vez estaba pautada para el 9 de mayo, pero después resultó aplazada para el 21. Son todas señales que incrementan la preocupación de su entorno.

Para leer la nota completa pulse Aquí